Rendición

Derogar el delito se sedición equivale a aprobar la rendición del Estado ante el separatismo. Y llamar “pacificación” a la sumisión no engaña a nadie: los independentistas no van a dejar de serlo, y cuando vuelvan a las andadas, tendrán una alfombra roja puesta por Sánchez. Y por cada uno de los diputados del PSOE que confesaron, a viva voz, que anteponen su sueldo a los principios. Día negro. Uno más.

Comparte esta noticia:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Otras Noticias