La España infinita supera a Noruega en una batalla colosal y se clasifica para las semifinales del Mundial de balonmano

¿Y España qué, otra vez en la lucha por las medallas en el balonmano? Ahí siguen los ahora bautizados por el marketing como Hispanos, fabricando cada enero semifinales como tornillos y partidos como catedrales. Como si fuera sencillo. Dicen los mayores expertos en la materia que no tienen a los mejores jugadores, ni el físico más temible, ni los lanzadores más poderosos. ¿Y qué más da? Ellos, a lo suyo. Otro encuentro para el museo de su historia, otra semifinal a la colección después de una tarde para pedir cita en el cardiólogo. Desde su primera medalla, la plata europea de 1996, han alcanzado las semifinales en 22 de los 35 grandes torneos posibles. Las cinco últimas veces, seguidas. ¿Alguien da más en el deporte español? El viernes (horario por determinar), en la lucha por otra final, se las verá con Dinamarca, que arrolló a Hungría (40-23)

Seguir leyendo

Comparte esta noticia:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Otras Noticias