La detención de varios familiares de la activista Rocío San Miguel aumenta la tensión en Venezuela

Un día después, nadie sabe nada de Rocío San Miguel. La activista de Derechos Humanos y directora de la ONG Control Ciudadano, una de las portavoces públicas con mayor conocimiento del mundo militar en el país, fue detenida el domingo en el aeropuerto y aún no se sabe de su paradero. Al arresto, que ha producido enorme conmoción y preocupación en el país, se ha sumado este lunes la detención de Miranda Díaz San Miguel, su hija, que iba a viajar con ella España el pasado día 9; sus hermanos, Miguel Ángel y Alberto San Miguel; su padre, Victor Díaz Paruta, y Alberto González, otro familiar. De ellos tampoco se conoce el paradero.

Seguir leyendo

Comparte esta noticia:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Otras Noticias